domingo, 8 de junio de 2014

Not I My Back Yard, muyayo.

Llevaba ya un tiempo queriendo escribir sobre uno de los fenómenos más irritantes que vemos normalmente en las noticias, es lo que el Sim City denominó edificios o infraestructuras NIMBY (Not In My Back Yard). Son edificios o infraestructuras que todos necesitamos pero que no queremos tener cerca, a saber: Centrales eléctricas, vertederos, minas, autopistas. Son instalaciones útiles no por su cercanía si no por su uso beneficioso para toda la comunidad.

Quiero trabajo, pero que la fábrica no me apeste la casa

Muchos de estos problemas los hemos resuelto alejando las fábricas de las zonas residenciales, hemos puesto las cárceles en pueblos lejanos a las ciudades, al igual que demás infraestructuras de limpieza y residuos. Estamos empezando a resolver incluso cosas como tener el cubo de la basura delante de casa pero que en verano no huela mal con servicios de recogida neumática de residuos.

"seguro que esta fábrica me acaba dando superpoderes, tranquila cariño."

Cuando surgen estos problemas hay dos alternativas, o se construye y se jode, o se construye en otro lado y se joden los otros. Posiblemente nosotros no queramos una fábrica al lado de casa, y si vivimos en una zona del mundo rica tendremos el suficiente poder para alejarla del centro de las ciudades, como en Bilbao. En otras zonas del mundo ni los Gobiernos ni las personas tienen el poder para obligar a las fábricas a moverse. Además de que en estas partes del mundo los sistemas de transporte no están tan desarrollados como en el primer mundo y los trabajadores, menos conscientes de su salud, puede que prefieran vivir cerca de las fábricas para poder llegar hasta ellas.

Muyaying with the oil

La trascendencia de todo esto podría no ser más, pero hay momentos en los que esa instalación o se pone ahí o no se pone. El caso de las perforaciones petrolíferas en Canarias es de libro. El petróleo no se puede mover de donde está, y los pozos deben ponerse encima. Y se lía: 


El caso de Canarias llega a ser algo patético dentro de la comparativa. Sólo la imagen de arriba ya tiene suficientes argumentos para estar a favor de las perforaciones y en contra de la demagogia barata que se está metiendo en esta campaña.

No oil

No oil no, el oil está ahí, y ahí va a estar, pero también va a estar en vuestros coches, tractores, pajitas y cualquier cacharro de plástico que podáis imaginar. Lo mejor será ver en las manifestaciones en contra del petróleo en las Canarias pancartas hechas con productos derivados del petróleo. La ironía en sí misma.

#SaveCanaryIslands

Efectivamente salvar a las Islas Canarias es lo que podrían hacer estos pozos, quitando las exportaciones de combustibles fósiles, lo siguiente que Canarias exporta son productos agrícolas. Gracias a la PAC y a las subvenciones Canarias ha podido mantenerse vendiendo plátanos a productos artificialmente baratos. Más allá de esto, poco más tiene Canarias para ofrecer al mundo, pero:

El turismo, como era de esperar y además se suele decir "Canarias vive de los turistas". Su clima casi tropical y su cercanía con Europa las convierten en el lugar ideal para ir a veranear, por lo menos hasta que se pase la moda o la gente decida ir a otro sitio. 

Para rematar la jugada los datos de paro en Canarias están por encima del 33%. Si con una de cada 3 personas en edad de trabajar en paro todavía os podéis permitir rechazar inversiones, pues no sé. Luego los que se quejan por los pozos petrolíferos serán los primeros en manifestarse por la falta de empleo. Maravilloso. 

La economía insular

Las islas en la economía juegan con desventaja. Es muy difícil llegar a ellas, no se pueden integrar con el resto del territorio y las infraestructuras se limitan al espacio de la isla. Pongamos por ejemplo el caso del Aeropuerto de Pamplona. Sirve a toda la Comunidad Foral, en cambio en Canarias habría que construir uno en cada isla. Es por esta desventaja que las islas siempre han buscado alguna diferenciación y ventaja que pudieran ofrecer, como por ejemplo el turismo, los recursos minerales, las ventajas financieras...

Canarías debería aprovechar el petróleo que se esconde cerca de sus costas para diversificar su economía, ser más competitivos y atraer inversiones y capital. El turismo es algo muy volátil y llega un punto en el que no puede generar más valor añadido. Es decir, la tecnología avanza, pero el turismo sigue siendo turismo.

Pequeña nota medioambiental

No, no destruye mundos un pozo petrolífero, es más, los beneficios de la empresa y los ingresos por la venta del petróleo pueden ir destinados ala conservación del patrimonio natural, pero de momento no parece haber problema alguno. 

La tecnología utilizada está probada y más que probada, y los accidentes aunque existen son absolutamente mínimos.  

Conclusión

La manía con que todo es malo y hay que luchar categóricamente contra lo que diga el Gobierno es de una estrechez mental absoluta. Hace unos años con los mineros asturianos pasó algo similar pero contrario. Como el Gobierno dijo que había que retirar ayudas al carbón asturiano todos salimos de defensores del trabajo y los derechos de los trabajadores. El carbón nacional era una maravilla y había que defenderlo a muerte. ¿Y por qué ahora en Canarias no?  Nos montamos todos en nuestras coches de hidrógeno, con materiales no hechos con plástico, sacaremos una pancarta hecha sin derivados del petróleo y escribiremos en ella con un bolígrafo con tinta sin derivados del petróleo lo mal que nos parece que se busque petróleo. Al día siguiente nos manifestaremos porque el petróleo está caro mientras salimos un poco antes de la mani porque tenemos que irnos a trabajar a nuestra mina de carbón.

¿No queréis petróleo? Fantástico. Vivid sin petróleo. Si podéis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada