domingo, 3 de agosto de 2014

Un colegio y una crisis

Hoy os voy a contar la divertida historia de Juanito y Pablete, dos de los habitantes de Pirulandia, el lugar mágico de donde vienen las piruletas. En cierto momento los dos se dan cuenta de que necesitan un colegio en el país. Mientras Juanito defendía que debería ser el Estado el que construyera este colegio, porque la educación es algo que no se debe dejar en la mano de sucias multinacionales ni a los vaivenes de Losmercaos. Pablete por el contrario es uno de esos liberales come-niños que cree que el Estado no se debería meter en la economía y debería ser el sector privado a través de una empresa o mutua dirigida por los padres la que debería no sólo construir si no gestionar el colegio.

Así las cosas y con la población dividida el Gobierno de Pirulandia se debate entre las dos opciones, como dentro de 3 años hay elecciones y justo el colegio se acabaría a tiempo para las mismas la elección es muy sencilla. El Gobierno construirá el colegio, pero lo último que quiere es subir los impuestos a Juanito y Pablete, y en esto sí que están de acuerdo. Los gobernantes deciden emitir moneda para pagar el colegio, total como ellos pueden darle al rodillo de emitir billetes les saldrá gratis a los contribuyentes y al Gobierno. La magia de imprimir billetes estaba funcionando.

Al día siguiente Pablito decide entrar a eBay a vender un ordenador antiguo por 400€ para sacarse algo de pasta. Lo que él no sabe mientras está en su casa subiendo el anuncio han empezado a llover ordenadores en la calle. El cambio climático que le llaman. En el momento en el que se pone a vender el ordenador por 400€ todos le comentan que está loco, que como mucho le van a dar 30€ y gracias, que todos ya han cogido un ordenador en la inundación de hace un rato.

-¿Quien fue el inventor de la bombilla? - ¿El amado líder? - ¡Correcto!

Lo más curioso es que lo mismo le ha ocurrido al dinero que tenían Pablito y Juanito en sus bolsillos. Como el Gobierno se ha puesto a meter dinero en la economía artificialmente como los ordenadores que caen del cielo ahora el valor de cada billete es mucho menor, y lo que ayer costaba 1€ hoy cuesta 2€, de golpe y plumazo y sin que el contribuyente se diera cuenta (ya que la subida de los precios siempre es culpa de los malvados especuladores) el Gobierno ha conseguido construir un colegio gratis a costa de robarle el valor a los billetes de todos sus votantes.

Ante el exitazo de la política de este Gobierno y su política educativa, el partido vuelve a ganar las elecciones, pero esta vez se le ha prohibido desde la Unión Européida emitir moneda, porque eso está mal y sólo es robar a los ciudadanos. Pero, ¡regambas!, los votantes quieren más colegios. Sólo queda una salida, la de la deuda. El gobierno decide emitir deuda, pero como Losmercaos se han pispado con el primer colegio de que el estado no va a poder pagarles los intereses (recordemos que subir los impuestos es un suicidio electoral, narices) el Gobierno decide que lo mejor es comprarse la deuda a sí mismo. El presi pega un telefonazo al Banco de Pirulandia y le dice que va a emitir mañana Letras del Tesoro, que las compre, que para algo el puso él ahí. 

Evidentemente al día siguiente la deuda sale a subasta y mágicamente se vende toda, no porque el país "haya vuelto a los mercados" como dijeran muchos periódicos, si no porque el Banco Central de ese país la está comprando toda a precios mucho más bajos. De esta forma el Gobierno consigue financiación barata, hasta que el banco central no puede prestarle más, o hasta que deja de hacerlo.

Juanito y Pablete al final acaban viendo con resignación como les acaban subiendo los impuestos y que no sólo van a pagar por el colegio, si no que gracias al dinero barato conseguido por el Estado van a tener que acabar pagando los otros 80 hospitales, 50 de ellos sobredimensionados, acabarán pagando con su bolsillo los 50 aeropuertos en medio de la nada de Pirulandia, y los trenes de Alta Velocidad más modernos de Européida que van vacíos entre desiertos.

Pero lo más divertido de todo, es que al final de la historia el culpable nunca jamás será el Gobierno que gastaba sin medida, ni el gobernador del Banco Central que fue puesto a dedo, obviamente tampoco todos los consejeros que aconsejaron construir aeropuertos en cada pueblo, ni el hecho de que estos contratos se pudieran otorgar a dedo a los amigos de los gobernantes. Tampoco tuvo nada que ver que el Gobierno de la oposición, para poder ganar las elecciones continuara el mismo trabajo de derroche del anterior. Nada de relación con esta crisis el hecho de que los Gobiernos se crearan y apoderaran de entidades financieras para poder tener más dinero. La culpa fue, como siempre, del libre mercado y de los de la bancada de enfrente.

Pablete, enfadado, dice después de toda la "movida" que si un empresario o mutua de propietarios hubiese hecho el colegio, lo habrían pagado ellos y no se habría liado la de dios, además las materias habrían sido elegidas por los padres y no por los gobernantes y sus ideologías. Y razón que tiene. Pero Pablete es el malo. :_(

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada