miércoles, 24 de julio de 2013

Vamos a dejar de mirarnos el ombligo: China es el problema.

Si hace un par de días veíamos las consecuencias que tenía el que el gobierno metiera las narices donde no le llaman hoy no nos vamos a alejar tampoco mucho del tema.

China en la última década

Eran el nuevo Japón, si en los 90 nos fascinaba la electrónica que Japón nos vendía, China tampoco se quedaba muy atrás. Veíamos como el país más poblado de la tierra salía poco a poco de su letargo comunista, fábricas e industrias salían como setas y el gigante asiático ha copado portadas en revistas económicas durante toda la década. Muchos se fascinaban con cómo China podía estar echando un pulso al capitalismo occidental desde un comunismo de estado. Y lo mejor de todo es que en los últimos años parecía que no todo eran ruedas dentadas y plásticos baratos, si no que todo el dinero que se estaba ganando se empezaba a invertir en sanidad y educación.

PIBpc chino a dólares constantes de 2000 Fuente: Banco Mundial

Y mirando los datos tampoco hay mucho de donde arañar: un crecimiento superior al 7% incluso en momentos de crisis y unas perspectivas de futuro que parecían aún mejores. China estaba preparada para dotar al mundo de cualquier cacharro con procesador que este necesitase: iPads, Wiis, Xboxs, smartphones, todos ellos fabricados en parte o integralmente en China.Obviamente no todo era rosa y la gente iba en unicornio al trabajo, pues la contaminación ha aumentado considerablemente y es un grave problema tanto de salud, social y económico, hay partes del país que siguen sumidas en la mayor pobreza, olvidadas completamente de los mercados globales y entretenidas en cultivar arroz hasta el infinito. Y ahí no acaba la cosa, China sigue en esencia siendo una dictadura que a base de pan, dinero y circo ha conseguido que nos olvidemos de ella, se siguen violando libertades y derechos humanos y un largo etc, pero no nos queda duda que, tiempo al tiempo, y al igual que ya ha pasado en el primer mundo, estas asperezas se irán limando.

Buscando calderilla por los cajones...

Y entonces se empezó a liar y nadie se dio cuenta: China pensaba que con su mano de obra barata podría aguantar hasta el final de los días y producir de todo para siempre, el caso es que en China está empezando a nacer la clase media, gente que después de matarse 12h al día en una fábrica ha conseguido tener ciertos ahorros y cierta estabilidad y colchón financieros. En estas que el Banco de China (el central, no es que solo haya uno) decide que aún con toda la inversión mundial y alguna más necesitan meter más dinero en la economía y mantiene unos tipos de interés muy muy bajos. Y aquí volvemos a la mismo historia de siempre: bajos tipos de interés que hacen que tiremos el dinero en máquinas que creemos que nos harán ricos, pero no.

Tipos de interés del BoC 1991-2012

El caso es que China tiene ahora muchas deudas y no consigue el dinero para pagarlas, tiene un grave problema de liquidez y encima una burbuja de crédito que haría que Rodrigo Rato se partiera la caja durante siete meses y otros dos más. Aunque viviendo un un mundo que no tiene más aquel que más trabaja, si no aquél que más dinero consigue tener prestado, no me extrañaría nada. El caso es que ahora los tipos de interés de los bancos comerciales están por las nubes y conseguir dinero es cada vez más difícil, el gobierno se está esmerando en conseguir dinero sea como sea, y sus compras de dólares están aumentando otra vez.

Lo que no queda duda es que algo sucede en China, y que dado el hermetismo con el que el gobierno trata estos temas, seguramente nos enteraremos cuando ya sea demasiado tarde. Pero tal y como Syrio Forel le dice a Arya Stark en Canción de hielo y fuego: "watch with your eyes". China sin querer nos va dando pequeñas pistas, de que no todo es perfecto en el paraíso "comunista". ¿Os acordáis cuando China compró miles de millones de deuda europea hace unos meses? ¿Se estarían portando los Chinos como un hermano mayor? Para nada, lo que querían era diversificar riesgos (y también tratar que la UE no se fuera por el retrete, tampoco voy a ser tan malo) y sobre todo hacer amigos, no vaya a ser que algún día pase lo que tiene que pasar...

Así que...¿China?

Y no solo China, Estados Unidos también tiene una deuda desorbitada que sólo se mantiene gracias a que el dólar se usa por todo el mundo y a nadie le interesa que aquello explote. ¿Cifras? Cada contribuyente norteamericano al tesoro debe más de 148.000$. Por otro lado tenemos a Japón con una deuda superior al 200% de su PIB y con un Banco Central que lleva años intentando recuperar el control de la economía. Pero parece que hasta que aquí pase alguna gorda seguiremos viviendo de las deudas.

El problema con China es especialmente gordo pues ni tiene una moneda fuerte que se use internacionalmente ni tiene unos ciudadanos lo suficientemente ricos como para intentar colarles a ellos la deuda así que lo más seguro es que en un momento u otro China diga: "Hoy no os puedo pagar." Y entonces será mejor que ese día no nos levantemos de la cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada