jueves, 1 de agosto de 2013

#RajoyDimisión: Un análisis coste-beneficio

Esta mañana ha sido una buena mañana, no porque haya dimitido Rajoy, que no, si no porque Bárcenas se lo ha debido de pasar muy bien viendo como su marioneta preferida nos decía que no iba a dimitir. En estas que uno ha puesto a funcionar su única y solitaria neurona y he pensado: ¿por qué no dimite Rajoy?. ¿Acaso le viene mejor aferrarse al mandato y acabar con el título de #worstpresidentever que pedir disculpas a las víctimas, admitir su error, dimitir y declarar ante el juez?
Una (gran) parte de la economía se dedica a intentar entender por qué un ser humano/institución toma una decisión y no otra, dentro de este campo de investigación encontramos el análisis coste-beneficio el cual adaptaremos hoy para aplicarlo al señor Brey. Si bien este análisis es muy simple, espero que clarifique las razones por las que a Rajoy se le ha pegado el trasero en el trono. ¿procedemos?

Que dice Rajoy que shí, que "pa'lante".

La situación

Pese a que ningún juez ha condenado a Rajoy aún de nada, y nosotros no somos quien para juzgarlo (¿o sí?), pero lo que sí está claro es que el PP se financió de manera ilegal, y Rajoy como dirigente de ese partido debería asumir las responsabilidades aunque no tuviera ni conocimiento de los pagos en negro. ¿No es eso suficiente para que dimita? Mientras la mayoría de los españoles con una cabeza encima de los hombros piensa que sí, él ni se mueve

Los costes

Pensemos por un momento como Rajoy, ¿si dimito, que costes tendría para mí? 
  • El primero es el más evidente, perdería su puesto de trabajo, viendo la imagen que se tiene ahora mismo de él no se ya ni si sus amigotes le contratarían. Recordemos que bajo su mandato se destripó toda la trama de Bárcenas. 
  • Crearía una crisis en el PP, si dimitiera ¿por qué no tendría que abandonar el PP o por lo menos su dirección? Parece que una cosa está ligada a la otra. Esta dimisión no es por algo que hiciera él (como algún político alemán que copió su tesis doctoral) si no que mete a todo su partido con toda su cúpula en el ajo. Si él cae, ¿por que no iban a hacerlo todos? 
  • Después de este tiempo de desastrosa gestión el PP aún mantiene una intención de voto superior al 30%. Uno de cada tres votantes le volvería a votar si las elecciones se volvieran a celebrar. En gran parte se mantiene gracias a aquellos que aún no se creen nada de lo que Bárcenas ha dicho y niegan sus papeles. Confían en Rajoy y en el PP para sacarnos de la crisis. La dimisión de Rajoy admitiría su culpa y la veracidad de los papeles, llevándose consigo a esta parte del electorado.
  • Por las mismas razones que anteriormente, su partido o por lo menos la cúpula que no quiere que se tire de la manta, no quiere bajo ningún concepto que dimita. Recordamos: Si dimite, estaría implícitamente aceptando su culpa y la veracidad de los papeles de Bárcenas, con todas las consecuencias que ello tendría para todos los que en ellos aparecen.
  • Rajoy no tiene por qué dimitir, es decir: Vayámonos a la ley, no hay nada que le obligue a hacerlo (tristemente).
  • En España somos muy dados a machacar a aquellos que se equivocan, así como un autónomo y emprendedor que por desgracia fracasa en su primer negocio, lo tiene mucho más difícil para encontrar acreedores para su segundo intento, parece ser que no nos gusta perdonar al que se haya podido haber equivocado. Esta mentalidad es muy diferente en otros países (norte de Europa, te estoy mirando) donde prima más el arrepentimiento y la mejora.

Los beneficios


  • ¿Para Rajoy? ¿Beneficios? Hm...si le importase la opinión de sus ciudadanos y no de sus votantes, puede que sí, pero estoy un poco reacio a creérmelo. 
  • La tranquilidad y la paz de dejar la política y dejar de sentir a 30 millones de ciudadanos encima de él.

Conclusión


Recordemos antes que reciba un e-mail bomba que este post intenta ser un análisis coste-beneficio sobre la no-dimisión de Rajoy, para Rajoy. Para él mismo. Obviamente para nosotros una dimisión de Rajoy sería muy apropiada, o por lo menos una moción de censura, o dios sabe lo qué. El objetivo era mostrar el por qué Rajoy no dimitirá a no ser que algo de lo descrito cambie. ¿Y qué es lo más probable que cambie para que este post no tenga sentido? Las presiones externas, pero no de la ciudadanía, porque nosotros ya....tal, pero sí presiones de dentro de su propio partido o incluso de aquellos que se pasaron por Génova a dejar un sobre. El resto de cosas son más difíciles de cambiar a corto plazo, y posiblemente antes lleguen las elecciones generales próximas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada