viernes, 18 de octubre de 2013

Deuda pública y gobiernos, mala mezcla.

Crisis de deuda nivel 1: Recesión mundial de 2008. De entre todos los desequilibrios económicos que podría causar una crisis de deuda, el de hace algunos años en la zona Euro parece el más leve de todos los imaginables. Sí, mucha gente se quedó en el paro, pero como más de algún supuestamente macabro economista diría: "eso es friccional". Cuando toda la economía mundial está siendo tirada hacia el retrete lentamente y empujada por dinero que vale menos que el del Monopoly, el que 1.000.000 de personas pierdan el empleo en España parece un lloro de bebé. Empecemos por el principio. Observa este gráfico:
"Deuda pública en EEUU 1940-2010 - US National Debt Clock"

Aquí tenemos la deuda pública de Estados Unidos desde 1940. Desde la izquierda, el primer salto que vemos es debido a la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias. Ese exceso de gasto de EUA no se ve luego compensado con una bajada de la deuda en términos nominales. (Dato aburrido: Los datos no están ni deflactados ni muestran un porcentaje, por lo que conviene cogerlos con cuidado, aún así representan la realidad al 100%). Pero realmente no parece ser tanto: la cifra se sitúa en torno al tercio de trillón (americano). Además recordemos que en estos años la boyante economía de EEUU tiraba del mundo a un nivel nunca visto por lo que en términos reales la deuda se iba reduciendo. 

El patrón oro


En esta época estaba vigente el Patrón Oro, un sistema monetario internacional por el que una moneda siempre sería intercambiable por su valor en oro. Es decir, que si un gobierno quería imprimir un billete de más para pagarse un coche oficial primero debería mirar en sus arcas de oro y realmente ver si se lo podía permitir. ¿Por qué oro? Porque el oro es finito y el ser humano no puede crear más del que hay en la tierra. El oro es un material precioso y tiene valor intrínseco, además de que se lleva utilizando como moneda durante milenios, de ahí que se utilizara el oro como base internacional del valor de una moneda.

Todo eran rosas y alabanzas al Señor hasta que en los años 70 los gobiernos empezaron a tener problemas para gastar y mantener el valor de sus monedas. Los señores de corbata que nos gobiernan aupados por la pésima política económica sacada de la manga por Keynes (Al que se le daban mejor las mujeres que la economía, por cierto) veían que con el Patrón Oro no podían gastar todo lo que querían. 

El funcionamiento de un gobierno aleatorio en el patrón oro es el siguiente:
  1. Necesito gastar más dinero, porque prometí en las elecciones un aeropuerto en Castellón.
  2. Tengo que imprimir más billetes para conseguirlo.
  3. Canastos, no tengo oro suficiente, bueno, da igual, yo imprimo la moneda.
  4. La moneda (al haber más cantidad) se devalúa.
  5. Los especuladores que sabiendo que la moneda se devalúa apuestan su dinero, ganan.
  6. La gente odia a los especuladores.
"problem?" - John Maynard Keynes

Mágicamente y por imaginativa popular, la mierda creada por los gobernantes acaba en manos de los especuladores, que bajo un sistema internacional de cambios fijos son el lobo feróz, cuando a lo único que se dedican es a reirse en la cara de los gobiernos. Si alguien se ha perdido con estos de las devaluaciones, aquí un poco más de luz sobre el asunto.

El caso es que los gobiernos, hasta las narices de no poder gastar el dinero que no tenían, fueron abandonando su Patrón Oro, para basar el valor de su moneda en el dólar, o como me gusta a mi llamarlo: aire. Con paridades 1 a 1 entre muchas monedas y el dolar muchos países dijeron: "Esta es la nuestra, ahora nuestro dinero vale igual que el dolar, porque lo digo yo, así que puedo gastar igual que los americanos, jeje" La gallina de los huevos de oro se rompió cuando, evidentemente, esta paridad no se acercaba para nada a la realidad. El gobierno podría decir que un Peso Argentino equivalía a un dolar. Pero ni el pobre mendigo se lo creía. Si alguno de vosotros llega a ser presidente, que sepa que es este es el camino más corto para alcanzar un corralito.

De Guatemala a Guatepeor

Estas restricciones a los gobiernos no les gustan un pelo. Gastar sin saber como pagar parece que es deporte olímpico, y al igual que en el medallero de las olimpiadas reales Rusia, China y Estados Unidos parecen llevar la delantera. Pero volvamos al caso de los americanos: ¿Recordáis el gráfico del principio? Claramente a partir de los 70, con el final del Patrón Oro, y un dolar que basa su valor en....sí mismo, el Gobierno estadounidense ha podido imprimir todo el dinero que ha podido y aún más, y como el sistema internacional se basaba en el dolar nadie les ha podido decir nada. Es como si basamos toda nuestra economía en el oro, cuando Estados Unidos no solo tiene el 90% de las reservas de oro, si no que además tiene una fábrica para crear aún más oro. Este gasto sin pies ni cabeza nos ha llevado a donde estamos ahora, con la mentalidad de que salir de una crisis de deuda es aún más deuda, que todo lo puede solucionar el gobierno imprimiendo billetes y que pobre de aquel que ose decir lo contrario.

Veamos ahora el funcionamiento de un gobierno actualmente:
  1. Quiero construir un aeropuerto en Castellón
  2. Imprimo billetes o me endeudo, total como el dinero está basado en aire...
  3. Profit, aeropuerto hecho.
Con toda esta mentalidad de dinero gratis no solo permitimos que se dé crédito a proyectos que son una auténtica basura, si no que además nos cavamos nuestra propia tumba. Porque llegará un día en el que el dolar dejará de ser la primera moneda mundial y la más utilizada en transferencias internacionales, llegará un momento en el que Estados Unidos se dará cuenta de que tienen que devolver más de 60.000 dólares por contribuyente.

Así que, techo de deuda estadounidense, no subas más. Gracias, Obama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada