viernes, 7 de febrero de 2014

Ofertas de trabajo machistas que no lo son: de tetas y paraísos.

Hoy me despertaba inocentemente con otra perla en eldiario.es de mi amigo NACHETE. Al parecer le indigna a él y a otra mucha gente más que en una entrevista de trabajo se pida una talla 90. El anuncio como se puede ver es para una empresa de azafatas de imagen, puesto en el que aparte de la amabilidad y saber estar de la candidata se valora muy positivamente su belleza y atractivo.

Al parecer esto es un caso claro de machismo para NACHETE y sus amigos, pero mucho más lejos de ser así lo que es es una oferta de trabajo normal y corriente. Vamos a ser sinceros, nuestro aspecto físico importa y mucho para según qué trabajos. No solo tememos más al típico portero ruso de discoteca de 2x2 si no que si vas a contratar a una persona como imagen de tu empresa, qué menos que sea agradable a la vista.

"A ver, enséñame el DNI y el cuello, wapah"

Ahora entrando un poco en el análisis económico del asunto:


El demandante del empleo puede poner en el anuncio lo que le plazca, es decir, el anuncio no es ninguna obligación para el oferente. A mi nadie me obliga a hacer clic e inscribirme en la oferta, y es más, agradezco que se sinceren en la oferta pública de trabajo para que si no cumplo con algún requisito ni me moleste en echar mi currículum. ¿O no estamos hartos de ir a procesos de selección que no llegan a ninguna parte, y de presentarnos a entrevistas para descubrir que al final la empresa se guardaba alguna estupidez bajo la manga?

Mi aplauso para esta y otras empresas que son lo más sinceras posible en sus ofertas de trabajo, para que el problema de información asimétrica entre empresa y posible empleado desaparezca. ¿No sería deseable saber también que ese contrato de 8 horas en la oferta realmente son 12 y encima cobrando sólo 8? Con artículos como el que enlazo arriba lo único que conseguimos es que las empresas se guarden la información que crean puede ser más sensible cara al público en general. Pero no nos engañemos, aunque en la oferta no pidan una 90 o una 95 no os preocupéis que la persona encargada de la selección de personal sabrá lo que tiene que hacer, y vosotros no.

El cuerpo como activo.


Para mucha gente que se dedica al mundo de la imagen y la belleza, su cuerpo es su mejor activo, lo cuidan y lo miman pasan horas eternas en gimnasios y en unas sudorosas zapatillas para conseguir que su cuerpo luzca de diez en la próxima prueba que deseen sacarse. Algo parecido en aquellas oposiciones donde hay que pasar pruebas físicas, donde los candidatos pasan años esforzándose físicamente para superarlas. Otras personas por el contrario deciden cultivar su mente, serán unos blandengues pero tienen un título de idiomas o dos carreras.

Así como cada cual decide dedicar su tiempo a cultivar su cuerpo o su mente, ese tiempo invertido puede verse perfectamente reflejado en una oferta de trabajo que pide un C1 en inglés o "buena presencia".  A cada cual su trabajo.

"Eres un gilipollas por pensar así"


Me parece muy bien y muy correcta tu opinión querido lector, pero piensa que gracias a que en ese anuncio se puso la talla mínima de pecho de las aspirantes, muchas mujeres decidieron no perder el tiempo con la oferta (ya sea porque les pareció machista o no llegaban a los requisitos.), la empresa expuso claramente sus preferencias y encima ahora, gracias a mis amigos los quejomentodo la oferta habrá recibido centenares más de candidatas. Felicidades.

¡Oh! Y la próxima vez que veáis una oferta de trabajo así, no tenéis más que seguir haciendo scroll e ignorarla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada