jueves, 20 de febrero de 2014

¿Por qué Whatsapp vale 19.000 millones? (o no)

Así con una calculadora, contando que en el momento de adquisición Whatsapp tiene 450 millones de usuarios a cada uno de nosotros nos han valorado por $42, unos treintaypico euros. Pero sin duda Facebook no ha pagado por comprarnos, ha pagado por la marca, las personas, los ingenieros y demás capital intangible que posee Whatsapp. Pero antes de nada, ¿por qué Whatsapp quiere vender?

Así como hace años pasamos del "hablamos por SMS" al "hablamos por messenger", ahora andamos entre el "hablamos por Facebook" y el "hablamos por Whatsapp", y en esta lucha los últimos tenían las de perder. La mayor ventaja que tuvo Whatsapp en su momento, y de ahí su popularidad, fue el saber entender que la comunicación tenía que ser global. Que con una sola herramienta teníamos que llegar al máximo de personas posible.

Esta pequeña frase fue la que no entendieron los inventores del MMS y de la Videollamada, tecnologías que no hacían más que restringir su uso a si ambos terminales disponían de la misma tecnología. En la época de las cuentas de usuario y las contraseñas Whatsapp vio el filón en el número de teléfono. Mientras los niños guays iban con el Blackberry Messenger y su número, la grandeza y el éxito de Whatsapp fue el extender la mensajería SMS a las redes móviles. Y punto. Con solo tener tu número ya podía hablar contigo, y gratis. Y encima daba igual si tenías un iPhone o un Nokia con Symbian, casi cualquier móvil que tuviera datos podía instalársele el dichoso programa.

"Mi icono es un teléfono pero no hago llamadas. WTFFFF"

Adonde quiero llegar es que en un programa de mensajería lo más importante es poder comunicarse, con cuanta más gente mejor. ¿Y hoy en día cuál es la red social que más usuarios tiene? Facebook. Y Facebook sabe monetizar su negocio. Facebook ha demostrado que mientras otras grandes de la industria como Foursquare no saben por donde les da el aire si no es por una inyección brutal de capital, la red de Zuckerberg ha sabido atraer a las empresas y usuarios.

Y aquí entra el por qué de la venta. Whatsapp tiene muy fácil financiarse pero muy difícil ganar dinero. 1€ al año por usuario y ya muchos han puesto el grito en el cielo. Además Whatsapp tampoco puede permitirse subir mucho más la cuota, porque otras empresas más jóvenes y sin (de momento) nada que perder como Telegram se pueden comer su mercado a mordiscos. Este es verdadero problema de Whatsapp, es una aplicación de mensajería cuyo exitoso modelo de negocio le pesa la monetización, pero no solamente esto, si no que sustituirla es tan sencillo como instalar (pongamos) Telegram y esperar a que algún colegui tenga la misma idea.

En resumidas cuentas: Whatsapp no da dinero y es muy fácil acabar pasándose a la competencia.

Y aquí entra el Tito Zuckerberg, que posee una red social sólida y que da dineromás de mil millones en 2014 y con unos bolsillos de 3 kilómetros cúbicos llenos de billetes de $100. Hasta hace poco usar Facebook en el móvil era un verdadero dolor de cabeza, e incluso hoy en día no podemos hacer muchas cosas en el móvil que sí podemos hacer en el escritorio, así que de golpe y plumazo compra a un equipo de los mejores ingenieros en comunicaciones en terreno móvil, con experiencia más que demostrada. De regalo se lleva la aplicación reina del mundo de las comunicaciones y 450 millones de usuarios.

Pero ahora en serio, ¿Whatsapp vale eso?

Sí y no. Sin duda la aplicación vale su dinero, no solo por el valor del código que hay detrás, sus ingenieros e infraestructura, de la marca y obviamente sus usuarios. También hay un potencial de crecimiento brutal que llevaría a Whatsapp a crecer hasta el millardo de usuarios fácilmente a lo largo de 2013. Claro está, siempre y cuando a Whatsapp no le salga una competencia real (LINE, no, gracias, gastas mucha batería, go home.), porque en el terreno de la mensajería no hay nada más peligroso que otra aplicación que haga algo mejor que tú y empiece a ganar base de usuarios. Del "Hablamos por Whatsapp" pasamos al "Hablamos por Whichuntang" y aquí se acabó todo para la marca del icono del teléfono. Y no nos engañemos, acabaría pasando antes o después, porque el coste de cambiar de Whatsapp a otra aplicación es bastante pequeño.

Sin embargo pasar de una red social a otra es una liada bastante mayor. No solo tenemos que convencer a nuestros amigos de que la nueva red es mejor, si no que tenemos que llevarnos nuestras fotos, nuestros posts, nuestros likes y nuestras páginas de empresa a otro lado. Y esa es la fortaleza de Facebook y por la que Facebook es la reina del mambo y ya puede gastarse Google+ todo el dinero del mundo que no lo van a conseguir por lo menos a escala global.

En resumen: Whatsapp sí que vale ese dinero porque Facebook lo ha pagado, pero es un valor muy volátil, hoy vale esta cifra pero en un año puede bajar espectacularmente por X o por Y. Es una cifra bastante inflada, pero bueno, es el dinero del Tito Mark no el mío.

Síguenos en Facebook para ser millonario (en potencia)
Síguenos en Whatsapp (que no, hombre :D)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada